Pueblo de Higüey sale a sepultar a Milingo

0
1
Juan Bautista Rodríguez (Milingo)

Higüey, RD.- Ricos y pobres; familiares y amigos; religisos y católicos salieron la tarde de este lunes a dar el último adiós a Juan Bautista Rodríguez (Milingo), quien fuera uno de los más carismático e informado periodista de la región Este, y quien falleciera la madrugada del pasado domingo, afectado de una diabetes crónica, en una clínica de esta ciudad.

El cortejo fúnebre salió desde la funeraria Ávila, recorriendo varias calles hasta llegar a la antigua iglesia San Dionisio, donde se ofició una misa de cuerpo presente.

Tras los oficios religiosos, el féretro partió al camposanto, donde fue depositado.
Todo el trayecto recorrido fue acompañado con una música que en vida pidió el comunicador.

La muerte a destiempo y como paradoja de la vida, lo sorprendió precisamente el día que celebraría sus 55 años de edad.
Al sepelio asistió la alcaldesa Karina Aristy, así como periodistas y otros funcionarios de la ciudad.
Prendas

Entre las prendas y virtudes que adornaron la vida de este fajador de la comunicación, está el ser más famoso “embalsamador” de cadáveres, técnico dental y trabajador social en su pueblo natal, Higuey.

Siendo periodista empírico llegó a laborar para los prestigiosos periódicos Listin Diario, El Tiempo y Bávaro News, donde daba palos noticiosos.

Además laboró para Mía Tv, un canal de televisión local y Noticias SIN y otros medios regionales y digitales.

Se abrazó al periodismo en la década de 1990, siendo colaborador de Listín Diario, donde luego le dieron la categoría de corresponsal.

Era de uno de los periodistas mejor informado de su pueblo, a quien los medios nacionales llamaban para obtener informaciones de los hechos que acaecían en la provincia La Altagracia.

Hizo empatía profusa con sus fuentes, lo que le hizo ganar fama rápidamente como el periodista más informado de la zona turística.
Era hijo de Máximo Garrido (fallecido) y Sirila Rodríguez.

Le sobreviven dos hijos.

Por Manuel Antonio Vega

Deja un comentario