¿Podrá ayudar en este caso la Primera Dama de la República?

0
216
Raquel Arbaje, Primera Dama de la República Dominicana.

Redacción Quisqueya Informativa

quisqueyainformativa.do@gmail.com

La Romana, R.D.- El tema con mayor recurrencia que hemos publicado, visto en redes sociales, compartido masivamente en las plataformas de mensajería instantánea de WhatsApp y Telegram, ha sido el sonado caso de la agresión física en contra de la joven ciudadana en Baní, provincia Peravia, la madrugada del 1 de enero de este recién iniciado 2022.

Los órganos correspondientes fueron debidamente informados del suceso y por separado, cada instancia estatal comenzó a realizar su parte, pero a 12 días del evento no se ha producido nada.

Desde el Ministerio de la Mujer se sabe que su labor como dependencia estatal gira en torno a brindar dentro de sus servicios, acciones normativas y sensibilización, asesoría y terapia psicológica, asistencia a emergencias y asesoría legal.

Precisamente en esa última parte, la denominada Dirección de Prevención y Atención a la Violencia contra la Mujer e Intrafamiliar, ¿existe en Baní o es asistida por la sede central desde Santo Domingo?.

Entendemos que esa dependencia no son el Ministerio Público ni tampoco la Policía Nacional, no obstante ya han transcurrido cerca de dos semanas de este bochornoso hecho y el país completo espera una respuesta inmediata.

¿Quién es este hombre que ni la Dirección de Prevención y Atención a la Violencia contra la Mujer e Intrafamiliar, ni el Ministerio Público ni la Policía Nacional ha podido dar con su captura?.

La víctima, se le informó al país, está bajo protección del Ministerio de la Mujer, pero moralmente y socialmente se percibe como «la gran privada de libertad» porque literalmente es ella quien está encerrada irónicamente.

Nuestras abuelas, madres, hijas, nietas, hermanas, sobrinas, tías, ahijadas, esposas, novias o amigas esperan una respuesta ante la repudiada y baja acción como la realizada por ese salvaje ciudadano, accionar ése que debe ser resuelto de manera enérgica, contundente, decidida y que la sociedad vea y confíe que nuestras instituciones realmente tienen personal orientado a resultados.

Hay un sentir de descontento, decepción e impotencia colectiva en esta nación porque esas múltiples bofetadas que llevaron a la víctima al suelo, siendo la última de éstas, la de mayor contundencia que incluso le hizo perder el conocimiento, la recibió toda mujer de la República Dominicana.

¿Qué más hay que hacer? ¿Esperar convertirnos en el ridículo internacional y que intervenga otra institución fuera de jurisdicción dominicana porque no existe forma de capturar a un hombre que un país completo espera su arresto, proceso judicial y eventual condena ejemplar?

La mujer dominicana residente desde San Rafael del Yuma hasta Pedernales, quiere una respuesta.

¿Podrá ayudar en este caso la Primera Dama de la República?…

Deja un comentario