Más giños a la reelección

0
4
Orlando Gil
Orlando Gil

UNO- EL BOCA BOCA.- Leonel Fernández y sus rápidos y furiosos seguidores son quienes dan boca a boca a la reelección. Cuando está exhausta de tanto nadar contra corriente, sin aire en los pulmones, entonces vienen y le dan respiración artificial. Excelentes salvavidas. Fernández no se cree el montaje de su gente, los millones de firmas, las encuestas y los informes, y se dedica a dar toques y correr todas las bases como si hubiera conectado un jonrón. Todo estaba bien, empate o parejo desde el momento que se decidió reunir el comité Político el lunes 4 de marzo. El 4 de marzo va después del 27 de febrero y marzo es el mes en que Medina dijo se definiría respecto a la reelección. ¿Qué bastaba con esperar los acontecimientos y a partir de lo que dijera ante las cámaras o se acordara en el CP, decidir nuevos pasos a seguir? Pero no, anuncia una concentración para marzo, sin saber si será necesaria, y todavía más: trae un moro de Granada y tira al ruedo una medición en que toma todos los números para sí y para los demás no deja ni las sobras. Una comilona sin desperdicios. Epulón y los pobres Lázaro…

DOS- DÍA DE JUICIO.- Ayer martes fue día de juicio, pues se sorprendió a la opinión pública con la firma hoy miércoles del Pacto Eléctrico. Un pacto que se creía archivado como todos los demás que se consideran malos partos. Un muchacho feo sin que de nadie sea la culpa. Se pensó temprano que se reabriría el debate técnico o económico y que ese sería suficiente para el resto de la semana. Sin embargo, la política volvió por sus fueros, y el ministro de Interior y Policía Monchy Fadul disparó temprano, como si fuera la única bala en la recámara. Entonces promediando la mañana una firma española dio cuenta de una encuesta, y que como todas las que se publican, Leonel Fernández por un lado y Luis Abinader por el otro se llevaban las palmas. Los españoles aprendieron el camino con Cristóbal Colón y las carabelas, y ya sabido, siguen frecuentándolo de muchas maneras. En el comercio, la diplomacia, la asistencia económica, pero también en estrategia y marketing político. El político o candidato de aquí que no tiene un español en su nómina, tiene que revisarse. Los españoles usan la música dominicana en sus campañas, los dominicanos hacen las suyas con asesoría de especialistas ibéricos. Así que no sorprendió un granadino por estos lares…

TRES- REPIQUE Y RÉPLICA.- Contrario a lo que sucede en la naturaleza, que después de la tormenta viene la calma, en la política, inquieta la calma, se torna tormenta. El ministro Administrativo José Ramón Peralta repicó campana, y fue la réplica perfecta a lo que más temprano había dicho el de Interior y Policía Monchy Fadul. El hombre de los números era Danilo Medina, el único en capacidad de irse en primera vuelta. El uno y otro pronunciamiento eran innecesarios si la discusión pública o política se diera dentro de la Constitución, con su vigésimo que no es de lotería. Incluso resulta interesante que se lloviera sobre mojado un 19 de febrero, pues en esta fecha, en el 1858, se votó la Constitución de Moca, modelo de ley sustantiva en los primeros años de la República. Nadie sabe qué mosca picó, pero sí que Peralta y Fadul no se pusieron de acuerdo para impulsar su embestida, y si se piensa que el sector reeleccionista estaba a la espera de una provocación, y Leonel Fernández y sus rápidos y furiosos parciales no se aguantan, y lo que puede ir por las buenas, hacen que vaya por las malas. No se conocía el origen de la encuesta, pero desde que leonelistas conocidos y organizados empezaron a tuitear y retuitear no hubo duda de su filiación…

CUATRO- CUANDO SUENAN LOS TAMBORES.- En un escenario de tambores -roncos y broncos- no puede pensarse que las tribus se quedarán con las caras tiznadas. Que los porcentajes dados por el granadino se quedaran como nociones absolutas y que los afectados no van a reaccionar. Decía por estos días que las encuestas, al cambiar de rigor, también la percepción. En la sastrería del Palacio Nacional, con su muestrario de telas de diferentes texturas, los trajes de la medida estarán a la orden del día. A Luis Abinader, por su parte, no le preocupan los números de Hipólito Mejía, de tan confiado que se siente en ese ámbito. Aunque sí que Papá atraiga en el reducto perremeísta, y hasta perredeísta. Abinader, y es a lo que voy, no va a quedarse topado por Fernández. Él también mide, y si en verdad no aumenta, como debiera o quisiera, la otra verdad es que su oponente rueda más hacia abajo que hacia arriba. Fuera bueno que antes que llegue marzo cada cual saque su perro a pasear, y no tanto para meter miedo, sino para ver como lo cuida. Aunque nunca será igual un perrito de salón que uno de la calle o acostumbrado al pastoreo. Dicen que quien da primero, da dos veces. Los seguidores rápidos y furiosos de Fernández han golpeado tantas veces que deben tener cansados los brazos. Los de Medina, al ser poder, podrían usar manoplas…

Por Orlando Gil

Deja un comentario