Los premios se ganan no se mendigan

0
9
Awilda Gómez, directora del digital PrensaLatina.net

San Juan, PR.- En el tiempo que tengo viviendo aquí en Borinquén isla del encanto; y los años que viví en mi amada quisqueya la Bella República Dominicana; he observado con detenimiento el “afán” de algunas personas de poder recibir un reconocimiento a como de lugar. Y eso no está mal, siempre y cuando sea merecedores de ellos.

Ahora bien lo que sí está grave y fuera de ética es usted tener que “mendigar” ser reconocido.

He visto a personas que deben cambiarse el nombre de pila que le dieron sus progenitores al nacer y colocarse el de “Caza Premios” ; y quien ha visto que tu debas obligar alguien para que reconozcan tus logros y trayectorias o lo que haces en favor de …

Según la definición que encontramos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española; describe el término premio como la recompensa, galardón o remuneración que se concede a una persona por algún mérito o servicio.

Vemos a cada momento personas “pidiendo” ser reconocidos como si fuera una obligación o un deber.

Y la moda ahora es que si tú eres mi amigo o amiga y tú te beneficias de mí ya sea de mis servicios profesionales o simplemente por la amistad que por años les une; de alguna manera esa persona tiene que reconocer a la otra por ese “favor”. ¡!Ay santo!!; y cómo es posible.

Sin dejar atrás que muchos lo compran para que otros se los entreguen. ¡!Dios del cielo!!.

Y hasta llegan al punto de inventar ellos esos mismo reconocimientos y colgarlos en su pared.

Sin ánimo de cuestionar pero si preocupada por lo que está sucediendo con estos de los reconocimientos; y muchas veces “inmerecidos”; soy de las que piensa que estos se “ganan” con esfuerzo, disciplina sacrificio, años en trabajo,y sobre todo meritos ; jamás se mendigan.

Otra situación que se está dando mucho, es los premios por recomendaciones; sin ni siquiera tener un criterio de elección y evaluación apropiado al entregarse.

Y peor aún muchos a los que le otorgan esos premios están conscientes de que no son merecedores de ellos y aun así lo reciben. ¡!qué barbaridad!!.

Ya estoy creyendo que esto es una enfermedad patológica y esto sí que es grave.

Cualquiera parecido con la realidad es pura coincidencia.

Seamos sensatos y caminemos sostenidos de la ética, prudencia y una genuina moral; teniendo tacto a la hora de primero recibir esos galardones y segundo de presionar para que se le reconozca.

Por Awilda Gómez

La autora es periodista, locutora y directora del digital Prensa Latina.net

Si desea recibir automáticamente las noticias de Quisqueya Informativa vía Whatsapp abra este enlace https://chat.whatsapp.com/Et2rIqnFkXxHFJuQ5xYJsd Solo noticias. No chat.

Deja un comentario