Los animales más borrachos del mundo

0
3

Delfines o canguros parecen entrar en trance al consumir ciertas sustancias
Existen muchas historias que son difíciles de creer de monos bebedores y canguros drogados, pero esto no es extraño, pues en la selva y el océano se encuentran otros animales más borrachos que algunos humanos.

¿Mito o realidad? Al parecer, el comportamiento de los animales que se alimentan con frutos y sustancias intoxicantes parece confirmar las leyendas de los animales que se embriagan.

¿Cuáles son los animales más borrachos?

En la década de 1830, Adulphe Delegorgue, un naturalista francés, describió el comportamiento agresivo de los elefantes después de comer una fruta llamada marula, fermentada por el sol.

Y este comportamiento se ha confirmado a lo largo de los años. Los locales dicen que en Sudáfrica a los elefantes les gusta emborracharse. Buscan los árboles de marula, comen la fruta y disfrutan de sus efectos.

Los frutos de marula de este árbol fermentados también se utilizan para producir la bebida “Amarula“, que tiene en su etiqueta un elefante.

Los monos verdes nativos de África, llegaron a las islas del Caribe con los esclavistas hace siglos y vivieron en las plantaciones de caña de azúcar, donde la caña que se quemaba o fermentaba era una golosina que les gustaba mucho.

Al parecer, el etanol generado por la caña fermentada les permitió desarrollar una gran tolerancia al alcohol, pero también el hábito de embriagarse. Los nativos solían atraerlos con mezclas de melaza y ron en cáscaras de coco huecas, para capturarlos fácilmente.

Al parecer, son muchas las especies que beben y consumen alimentos embriagadores. Se consideran los animales más borrachos los elefantes, los monos y también los canguros y delfines de dientes quebrados, que se intoxican con el veneno del pez globo, la tetrodotoxina.

Los delfines de dientes quebrados son una especie de animal similar al delfín mular, pero tiene unas marcas blancas alrededor del hocico que lo distinguen. Este tipo de animal marino fue estudiado por la científica marina Lisa Steiner, que aportó sus observaciones sobre su peculiar comportamiento.

Los delfines de dientes quebrados fueron observados cuando sorbían una toxina de pez globo, pero no se estaban alimentando, pues su comportamiento era extraño, no demostraban energía y solamente nadaban muy lento alrededor del pez.

Al final, varios delfines se tumbaron inmóviles en la superficie, lo que hizo pensar a los científicos que experimentaban una ligera intoxicación por el veneno del pez.

No todos los delfines se embriagan, pero al parecer los de dientes quebrados son una de las especies de animales más borrachos.

Fuente

Deja un comentario