La mano laboriosa de Omar Jimenez, perforada por el disparo que le causó la muerte

0
1034

La Romana, RD.- La arrogancia, el poco amor y el irrespeto a la vida hizo víctima a un muchacho bueno.

Buen padre, buen amigo, buen hermano, buen hijo y un excelente compañero de trabajo.

Se llevaron a un joven productivo a la tumba y rompieron los proyectos de ver crecer a su niña, a quien apenas unos días le celebró sus 15 años y le preparaba una sorpresa… y a su niño, a quien siempre sentaba en sus piernas y abrazaba cada vez que llegaba a casa…

¡Oh, Dios haz que tu justa providencia actúe!

¡NOS MARCARON CON LUTO LA NAVIDAD… PARA SIEMPRE!

Oremos al todopoderoso por…

#JusticiaPorOmar

Deja un comentario