La interpretación dominicana de los asuetos

0
5

“A perder la cabeza” resuena en la mente de muchos dominicanos cuando suenan los “tambores de guerra”, pues un evento bélico es lo que parecen los anuncios de largos días feriados o asuetos. A partir de mañana entraremos en el más largo de todos: Semana Santa. De jueves a lunes, gran cantidad de personas cree estar en el límite de sus vidas y, lamentablemente, muchos llegan hasta ahí.

Se repite con asiduidad que hay que actuar con prudencia, en una fecha que ha sido desnaturalizada. Diríamos que es una de las salvedades que la religión no aplaude: estos días no se han concebido como exaltación a los jolgorios populares. La circulación de las carreteras aumenta y la gente piensa que debe explotar los días que a muchos les dejan para ser libres.

Nada más alejado de lo cierto: se cae en un ciclo de fatiga: salen a desbordar la energía que debería guardarse, a derrochar recursos que no son propios, para tener que regresar al cubículo de la multinacional que los tiene en nómina en la categoría de “salario mínimo”. Y eso es deplorable. Por eso, la sugerencia es que se vaya con cuidado —y lo hemos repetido desde hace décadas— la vida es más que un par de tumultos en playas, balnearios, etc. Recuerde, el comerciante goza más que usted al final de la jornada, porque le vende placer con un producto (digo, con la Semana Santa).

Cortesía

Si desea recibir automáticamente las noticias de Quisqueya Informativa vía Whatsapp abra este enlace https://chat.whatsapp.com/Et2rIqnFkXxHFJuQ5xYJsd. Solo noticias. No chat.

Deja un comentario