La humildad ante todo

0
3

SANTO DOMINGO, RD.- Un fiscal de la Procuraduría General de la República (PGR) visita una finca para una investigación que le fue encomendada por su superior y habla con el propietario de la misma, un señor ya entrado en edad. Le dice que desea inspeccionar el área.

El anciano le dice que lo haga, pero que por favor no pase por el terreno cercado.

El Fiscal, demostrando su autoridad como digno funcionario, le dice:

Mire, viejo: yo tengo la máxima autoridad del gobierno que cabalmente represento, y este ‘CARNET’ que usted ve aquí me califica para ir DONDE ME DE LA GANA, meterme en cualquier propiedad que ME DE LA GANA, sea ésta de quien sea, SIN PREGUNTAS, y tampoco debo dar respuestas.

¿ME HA ENTENDIDO o es que no me he sabido explicar?

El señor simplemente se encogió de hombros y siguió con sus quehaceres.

Pasado un rato, el ganadero escucha unos gritos y logra ver al Fiscal corriendo por su vida, seguido muy de cerca por un toro semental.

El toro va ganándole terreno y el Fiscal aterrado pide ayuda a todo pulmón.

El propietario de la finca de inmediato deja todo lo que estaba haciendo y va hasta la cerca, gritándole a su vez:

¡¡¡¡¡¡EL CARNET, ENSÉÑALE EL CARNET!!!!!

Deja un comentario