Joven adoptado por dominicanos sordos es el primer oficial del NYPD en hablar por señas

0
46

NUEVA YORK._ Adoptado por el matrimonio dominicano de Miguel Ángel Familia y Noris Suriel, ambos sordos, el oficial Ángel Familia se convirtió en el primer policía de Nueva York en hablar por señas y estará trabajando especialmente en comunicarse con los sordos después de graduarse en una ceremonia celebrada el viernes por el Departamento de Policía (NYPD), donde también enseña a sus colegas a dominar el lenguaje conocido en inglés como American Sing Languaje (Lenguaje Americano de Señas / ASL) que fue su segundo idioma hasta que tuvo siete años de edad.

No se especificó si es pariente de la detective Miosotis Familia, asesinada en El Bronx de un balazo en la cabeza en El Bronx el 5 de julio 2017.

Familia, quien fue recibido con algarabía durante la graduación estuvo acompañado por sus padres y hermanos en el evento encabezado por el alcalde Bill de Blasio y el comisionado del NYPD.

Sus padres dijeron que desde niño siempre aspiraba a ser un oficial de la uniformada para ayudar a las comunidades, específicamente a los sordos mudos que no pueden comunicarse con palabras.

Su padre es nativo de Ojo de Agua en la provincia Hermanas Mirabal (Salcedo) en el Norte Central de la República Dominicana y la familia de cinco miembros tuvo que vivir en un apartamento de una sola habitación en El Bronx.

Cuando llegó a la escuela, Ángel era de poco hablar lo que hizo pensar a sus profesores que era sordo mudo, pero él se dedicó a aprender y dominar el lenguaje ASL para ayudar a sus padres adoptivos a comunicarse en las citas médicas y otras diligencias.

Explicó que aunque no es sordo, el lenguaje por señas fue su primer idioma y el inglés el segundo.

Dijo que desde niño siempre ha contado con gran apoyo de sus padres.

«El lenguaje de señas fue mi primer idioma, y ​​crecí asistiendo a mis padres en las citas médicas, haciendo una visita de asistencia social o simplemente con interacciones simples en la vida», dijo Familia, de 21 años de edad.

«Mis padres siempre me miraban y preguntaban ¿qué está diciendo esta persona?”, dijo el nuevo oficial del NYPD.

En las conferencias de padres y maestros, la traducción de Familia de las evaluaciones de sus profesores fue un poco más brillante de lo que se esperaba.

«Comenzaron a hacerlo a la antigua usanza, usando un bolígrafo y un papel», dijo Familia con una sonrisa.

Cuando se matriculó en la escuela siendo era niño, sus maestros pensaban que sordo porque escribía todo el tiempo y no hablaba mucho. Pronto se dieron cuenta de que simplemente no le gustaba hablar porque no estaba acostumbrado.

Familia desarrolló una pasión por la policía motivado por películas en el cine, la violencia y los operativos policiales en las calles de El Bronx.

Asistió a sesiones de terapia del habla hasta que llegó a la escuela secundaria y enseñó a sus hermanos menores a hablar inglés y usar el lenguaje de señas.

Estudiando en la secundaria Saint Raymond High School for Boys, una escuela católica en El Bronx, Familia solicitó una beca porque sus padres no podían pagar la matrícula.

Allí conoció a Alden Isiah Foster, director de Servicios para la Juventud y Participación de la Comunidad de la policía de Nueva York, que estaba a cargo del programa de becarios.

Foster tomó a Familia bajo su protección, y le presentó a diferentes oficiales, escuadrones de detectives, la unidad del Servicio de Emergencia, y lo ayudó a allanar el camino para que se inscribiera en la academia de policía.

«Parece muy irreal ahora que estoy en la fuerza policial, tengo la oportunidad de retribuir y ayudar a los demás», dijo Familia.

«Hay tantos jóvenes que pasan por los mismos obstáculos y luchas. Todos ellos la necesidad es un poco de orientación, podría haber ido en cualquier dirección, pero conocer a las personas adecuadas y tener un mentor que me guiara por el camino correcto tuvo un gran impacto en mi vida. Y posiblemente podría pagar eso y ser un mentor en la vida de otra persona».

Familia dijo que quiere ser un puente entre los que pueden escuchar y los que no pueden comunicarse con palabras.

«Espero tener alguna relación con la policía de Nueva York y la comunidad sorda», explicó Familia. “Siento que la comunidad sorda es muy tímida y no le gusta comunicarse”, añadió.

Dijo que el NYPD celebró una reunión comunitaria una vez y él sirvió de intérprete. “Mis padres asistieron y cuando llegaron a casa estaban muy felices. No es algo cotidiano que la comunidad sorda tenga estas interacciones con la policía de Nueva York. Creo que estarían más agradecidos si eso fuera algo más cotidiano». Sus padres dijeron que no podrían estar más felices con la elección de la carrera de policía.

«Fui a ver a mi papá ayer, y él llevaba una camiseta y una gorra del NYPD. Es gracioso. Puedo decir que está muy feliz por mí”, agregó.

«Al crecer hasta los 7 años, todo mi idioma era el lenguaje de señas», dijo Familia. «Es todo lo que sabía hasta que llegué a la escuela y estuve expuesto al idioma hablado».

«Pude ser una voz para mi familia», dijo. Ahora puedo ser la voz de una comunidad que está muy cerca de su corazón, mientras vive el sueño de su infancia de convertirse en miembro de la policía.

«Ahora tengo la capacidad y la oportunidad de ser la voz de la comunidad sorda. Eso es grande», señaló.

“Tener un oficial con fluidez en la Lengua de Señas Americana (ASL) es algo grandioso para la comunidad sorda, ya que pueden contar con alguien en el departamento que puede comunicarse con ellos en caso de una emergencia”, explicó.

Familia fue a hablar con un grupo de personas sordas que se reúnen para jugar bingo en en un edificio del Alto Manhattan, asegurándose de que sepan cómo comunicarse con la policía o con cualquier persona en caso de emergencia.

Con Familia como traductor, Helen Francia dijo que se siente «muy orgullosa» de que alguien de la de policía pueda llegar a la comunidad sorda.

Carlos Aponte le dijo a Familia mediante el uso de ASL que cuando escuchó que había un nuevo oficial de policía que se graduó y que sabía el lenguaje de señas, se sintió emocionado.

Con el primer oficial de policía de la ciudad cuyo primer idioma es ASL, así como una nueva aplicación que brinda a los oficiales la capacidad de comunicarse en cualquier idioma, monseñor Patrick McCahill, que es un sacerdote católico sordo, y ha ejercido por 50 años, dijo ello que enaltece a la policía de Nueva York.

Por Miguel Cruz Tejada

¡Comparte esta noticia!

Deja un comentario