En 28 días «El Juego del Calamar» ha sido visto por más de 100 millones de espectadores según Netflix

0
16

Por Marcos Sánchez

markrumors@gmail.com

Muy a pesar de que su director y guionista Hwang Dong-hyeok, ha reiterado que no habrá continuación, su repentina exitosa serie ha provocado furor global.

Una cultura dividida desde 1948 debido a un conflicto bélico que provocó la República de Corea en el sur y la República Popular Democrática de Corea en el norte, encuentra en este boom audiovisual realidades encontradas.

Sin embargo, los del Sur, que gozan de una libertad distinta a las restricciones del Norte, entienden que el éxito de la serie radica en su originalidad y no en una realidad existencial en el lado Sur.

En decenas de países la serie fluctúa en el Top 10 de las más vistas y se pasea del #1 al último, volviendo en días al primer lugar.

¿De qué trata realmente «El Juego del Calamar» y por qué ha generado tanta atención global?

La sinopsis oficial define la trama como la historia de un hombre de mediana edad, oriundo de Seúl y viviendo con su madre tras perder su matrimonio y prácticamente también a punto de prohibírsele la tutela de su única hija. En ese contexto, el personaje quien es un ludópata, trata inútilmente de dar un golpe de suerte que le ayude a salir de sus impagables deudas.

De repente es «invitado» por un sujeto con aspecto ejecutivo a que participe en una tenebroso e inusual juego, de dónde si gana, quedaría con dinero para dos o tres vidas.

Simple y original las pruebas que someten a los personajes. El trasfondo de la historia cuestiona temas como la honestidad, avaricia, envidia, culpa, irresponsabilidad y supervivencia desde radicales situaciones éticas.

«El Juego del Calamar» consta apenas de 9 capítulos en Netflix, mismos que poseen el mérito de mini película individual y es logra enganchar inmediatamente al espectador. ¡Eso sí! la violencia gráfica yn sangrienta juega un rol clave en la misma, por lo que está advertido de lo que verá escasos minutos inicie el primer capítulo.

Deja un comentario