¡Cuánta confusión!

0
9

Como cada año año desde 1965, los “comandantes” o combatientes constitucionalistas que quedan vivos celebran cacareando su participación en la sedición que tumbó al Triunvirato y luego dividió en dos las Fuerzas Armadas primero y luego al país, provocando la intervención militar estadounidense y de la OEA.

Siempre me ha parecido curioso ese protagonismo desesperado de que quienes perdieron la revolución, luego perdieron las elecciones de 1966, luego perdieron la aventura guerrillera de 1973; como también perdieron en la Guerra Fría con el rotundo fracaso del comunismo y la implosión de la URSS.

Es curioso porque las ideas que sustentaban, el modelo que impondrían, si hubieran ganado, nos tendría hoy como Cuba, Nicaragua, Venezuela o los demás paraísos proletarios de sus sueños.

La libertad, prosperidad, progreso y democracia (aunque tan imperfecta) que disfrutamos, que envidian nuestros vecinos aunque nosotros vivamos desacreditándonos, resultan directamente como consecuencia de éxito y triunfo de sus adversarios silenciosos; estudiaron, trabajaron, invirtieron, construyeron; crearon universidades, patronatos, empresas, fábricas, comercios, agroindustrias. Grandes, medianos, chiquitos, ¡esos son los verdaderos héroes!

Por José Báez Guerrero

Si desea recibir automáticamente las noticias de Quisqueya Informativa vía Whatsapp abra este enlace https://chat.whatsapp.com/Et2rIqnFkXxHFJuQ5xYJsd. Solo noticias. No chat.

Deja un comentario