Conmoción en Nueva York por asesinato y posible violación sexual a dominicana de 92 años

0
62

NUEVA YORK._ Una fuerte conmoción y repudio al crimen, sacude a miles de neoyorquinos por el asesinato y posible violación sexual de la anciana dominicana María Fuertes de 92 años de edad y cuyo cadáver fue encontrado la madrugada del lunes en una acera de la calle 127 cerca de la avenida 103 Road en el vecindario de South Richmond Hill de Queens, donde el sospechoso ya ubicado y perseguido, lanzó el cuerpo.

Los investigadores dijeron que ella fue estrangulada, aunque también el cuerpo presenta signos de fuertes golpes.

Vecinos de la víctima dijeron que ella era nativa de Moca, al Norte Central de la República Dominicana, mientras sus dos hijos Hugo y Luis Fuertes, están exigiendo la pronta captura del fugitivo al que la policía declaró persona de interés en la investigación, después de ubicar en el video de una de las cámaras de seguridad.

Los investigadores dijeron ayer jueves que la señora Fuertes posiblemente fue también violada pero serán las pruebas médicas las que confirmarán esa creencia.

La unidad Alto al Crimen (Crime Stoppers) de la policía de Nueva York, está ofreciendo una recompensa de 2,500 dólares por información que ayude a capturar al sujeto, de apariencia hispana y del cual se divulgó una fotografía ayer jueves.

“Que se entregue antes de que yo lo encuentre”, le advirtió Luis al prófugo, diciendo que nadie puede explicarse porqué mataron a su madre de esa forma.

Allegados a la familia dijeron que la señora Fuertes era muy querida en el vecindario de Queens donde vivía y era considerada una matriarca por muchos.

Todos los días, ella iba a comprar comida para sus gatos y pan a un establecimiento cercano a su casa de donde había comprado, poco antes de ser asesinada.

La policía dice que la anciana probablemente fue asesinada a golpes, pero adelantó que habrá que esperar el resultado de la autopsia en la Oficina del Médico Forense para determinar la causa oficial del homicidio.

Cada noche entre las 10:00 y las 11:00 la abuela dominicana salía de su casa, para comprar en la bodega y la panadería a unas dos cuadras de su hogar.

“Estaba alerta, pero no podía decir nada”, comentó con evidente dolor. “Sé que cuando salía en la noche, ella dejaba la puerta de la casa abierta, muchas veces le pedí que no saliera a las calles”, dijo el hijo de la muerta, Ray Fuertes.

El cadáver de la anciana fue hallado por un vecino tirado en la acera, añadió el hijo. El vecino reconoció el rostro de la seora Fuertes y avisó a los familiares.

“Estaba herida, no podía hablar y su cuerpo tenía señales de violencia, dijeron testigos.

Había sido estrangulada.

Después de hacer las compras y emprender el regreso a su casa, el sospechoso la sorprendió, dijo la policía.

Un rayo de luz capturó el rostro del sospechoso el tiempo suficiente por lo que la policía espera sea una identificación y arresto rápidos.

Una parte del ataque fue captada en un video de vigilancia, pero la imagen del asesinato fue ocultado por un automóvil estacionado, por lo que no está claro qué sucedió exactamente.

Al principio, la policía pensó que se había caído después de ser golpeada por un transeúnte. Pero los detectives ahora creen que fue atacada, asaltada y estrangulada durante unos cuatro minutos hasta que cayó al suelo.

Los paramédicos llevaron a Fuertes al hospital de Jamaica de Queens, donde los médicos no pudieron salvarla.

“No sé cómo entenderlo. Es como si yo también hubiera muerto. Trato de entenderlo todo, pero es imposible”, dijo Hugo,

“Tenía 92 años y era fuerte, y algunos miserables de las calles vinieron a matarla. Solo espero que lo atrapen y le den muchos años tras las rejas porque a la gente así, si los dejas en la calle seguirán matando”, agregó el hijo.

Los residentes de South Richmond Hill que conocían a Fuertes quedaron atónitos, porque la mujer de gran corazón conocida por cuidar a los gatos callejeros tuvo un final tan horrible.

«Todo el mundo la llamaba la Dama Gata», dijo una vecina que no se identificó. Ella vivía con sus hijos pero cuidaba a muchos gatos, eso era parte de su vida».

El video de vigilancia muestra al agresor cruzando la calle mientras Fuertes inspecciona una pila de bolsas de basura en la acera. Los vecinos dijeron que Fuertes canjeaba botellas y latas vacías que recogía y que son pagadas a 0.5 centavos de dólar.

El atacante se acercó a la anciana, la agarró por detrás y la obligó a ir detrás de un automóvil estacionado, muestra el video. No dijo palabras y no tuvo interacción o discusión con la víctima antes del ataque.

Por Miguel Cruz Tejada

¡Comparte esta noticia!

Deja un comentario