A más deudas, más eficiencia

0
8

Un Estado forzado a endeudamientos por circunstancias y subordinación a ese recurso heredada para que el país funcione, tiene que condicionar el riesgoso curso al compromiso con la nación de conferir la mayor calidad posible al gasto, llevar a cero el exceso de erogaciones por duplicidad de funciones.

Actualizar la política de incentivos fiscales suprimiendo las que no sean socialmente útiles por resultar ya concesiones de privilegio a contribuyentes. Hubo aquí una involución quebrantadora del sentido de prioridad y un clientelismo desbordado con nombramientos por favoritismo y contrataciones sin filtros que hicieron crecer descomunalmente el pago de servicios y de inversiones sin control fiscalizador. Con órganos de seguimiento a los ejercicios de poder alineados para la inoperancia.

Quienes administran la Cosa Pública, hoy de vacas flacas por el intenso descenso en recaudaciones y la creciente necesidad de captar fondos para capear el temporal de la pandemia, tienen que garantizar que la ejecución presupuestaria marche enfocada en mitigaciones urgentes, salubridad y metas desarrollistas. Gobernar con garantías de retorno a mediano plazo de beneficios para la nación por efecto directo o indirecto de la constante apelación a créditos internos y externos. Fortalecer actividades productivas y la eficiencia recaudadora para el cumplimiento de obligaciones con acreedores.

Poner atención a la Unicef

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ha destacado la importancia de lograr en el país un regreso a las clases presenciales, compartiendo la preocupación que causa a muchos miles de padres el hecho de que sus hijos de edad temprana vayan a permanecer por largo tiempo fuera de las aulas convencionales.

No debe perderse de vista la falta de habilidades en la niñez para aprender sin contacto directo con los maestros y sin condiscípulos.

El organismo recomienda que el sistema educativo avance a paulatinamente hacia la reapertura de sus centros en zonas del territorio nacional en las que sea factible emprender una docencia semipresencial como primer paso hacia la normalización. Las clases a distancia constituyen un gran desafío y tener cerradas totalmente las escuelas es una medida extrema que debe evitarse. Fuente

¡Comparte nuestras publicaciones para que lleguen a más personas!

Deja un comentario